Cultura Organizacional en Tiempos de Pandemia

 

 

“Cuando el pescador no puede salir al mar, utiliza su tiempo reparando las redes”. -

Regnum Christi.

 

El Ecuador y el mundo entero se encuentran frente a una cuarentena que pareciera no tener fin, personas que están trabajando más horas de lo normal y otras que trabajan muy poco. Las empresas se vieron presionadas a cambiar su modalidad de trabajo, las que se negaban a trabajar desde casa no les quedó más que hacerlo y todas en su mayoría tuvieron que recurrir a plataformas digitales para cumplir el buen desempeño de sus labores, siendo golpeados un poco en su Cultura Organizacional original, cambiando sus hábitos y tradiciones de tacones y corbatas en espacios amplios por chanclas y camisetas -aunque realmente la mayoría utiliza pijamas- desde su habitación. La cultura corporativa es expresada en su comportamiento, valores y sistemas y esta debe adaptarse a la realidad actual y aprovechar las oportunidades.

 

El comportamiento de la cultura administrativa de cada empresa debe ser una respuesta oportuna ante la adversidad. El estudio del Comportamiento Organizacional se ha realizado desde hace 30 años según Stephen P. Robbins y se vuelve cada vez más importante para reducir el ausentismo, la rotación, aumentar el personal y su satisfacción, siendo esto una oportunidad y un reto para desarrollarse en un ambiente ético sano. Pongamos el caso hipotético de dos empresas y evaluemos un poco la productividad que generan. El primer escenario es la empresa que vela por sus propios intereses y ven al empleado simplemente como alguien que debe cumplir su rol. Este cumple con todo lo que exige la ley, descuenta hasta el último minuto de trabajo, no reconoce tiempos extra, no se evalúa al personal, se lo contenta con presentes, les exige que tome poco tiempo de vacaciones, no los capacita, vive en un clima donde rota continuamente el personal y las decisiones depende del humor que tengan los accionistas. En este primer escenario, el trabajador sólo quiere cumplir su trabajo, ganar su sueldo y si se da alguna oportunidad en otra compañía no duda en irse. El segundo escenario es una empresa que trabaja con objetivos claros, donde los directivos incluyen a sus trabajadores para definir sus metas a inicio de año, les ofrecen compensaciones económicas si las cumple, les da beneficios adicionales a los que exige la ley, no necesariamente monetarios, por ejemplo, horas libres por las horas adicionales trabajadas, horas flexibles, teletrabajo, capacitaciones, interacciones con otras áreas, vacaciones programadas, etc. Como consecuencia el trabajador se vuelve proactivo, se autoexige, busca soluciones oportunas, se siente como un activo en la empresa y quiere corresponder en todo. ¿Con cuál de ellas te identificas?, ¿Cuál atrae más al empleado? y ¿Con cuál se genera más productividad? Todo debe ser ordenado de manera que la persona cumpla sus roles y genere mejoras dentro de su horario de trabajo, de lo contrario el trabajador viviría solo para la empresa en deterioro de su vida personal.

 

La Cultura Organizacional de cada empresa debe reflejar sus valores y enriquecerse ante las situaciones adversas. Hay empresas que viven sus valores hasta el último detalle, otras que se manejan dependiendo de la situación en que se encuentran y otras que no tienen idea de la importancia de los valores y actúan en base a su experiencia. Las empresas deben trabajar en los valores y los empleados deben vivirlos desde el primer día, incluso desde la entrevista. Las empresas bien estructuradas establecen estos valores como parte de las políticas de la compañía que sus proveedores deben asumir. Los principales aliados de su cumplimiento son Talento Humano[1] y Auditoría y cuando los valores son bien establecidos, visibles y asumidos, los empleados tienden a ser muy colaborativos y en situaciones complicadas como la actual, se ponen la camiseta y reman juntos para que la empresa no se hunda. Pero, ¿Hasta qué punto los empleados podrán dar más de ellos sin perjudicar su vida personal? Debemos pensar en conseguir un ganar a ganar entre la compañía y los empleados, lograr que las empresas cuenten con directivos comprensivos que creen un equilibrio entre trabajo y vida familiar.

 

La Cultura Organizacional de cada compañía debe desarrollar su sistema actual y aprovechar estos cambios para volverse más adaptable. Los sistemas son un gran aliado en momentos de cambio, pero los mismos tienen sus restricciones que deben ser revisadas, mejoradas y cerciorar su seguridad informática[2] para que la administración de sus datos sea confiable y no sean vulnerables a robo de información. Estos sistemas deben lograr un equilibrio entre el tiempo de trabajo y la vida personal de los empleados, no esclavizarlos por la lentitud de conexión o caída de sus servidores. Es importante que los jefes directos evalúen el trabajo y discutan esta retroalimentación con los directivos para lograr mejoras en los procesos. A su vez se debe revisar si se están cumpliendo los objetivos, ver los cuellos de botellas y dar retroalimentación a los equipos de trabajo de su cumplimiento para que no se desvirtúen sus labores. Talento Humano debe registrar cómo cada grupo de personas enfrenta la pandemia y revisar que tanto pueden contribuir cambiando la forma de trabajar a largo plazo. No es exagerado considerar proveer transporte a los empleados para evitar contagiarse fuera de sus casas (la semana pasada, se calcularon 100 taxistas muertos por coronavirus). Por último, controlar las jornadas de trabajo enfocándose más hacia los objetivos y tener presente que los padres de familia van a tener que compartir su tiempo en guiar a sus hijos en las clases virtuales.

 

En conclusión, las empresas deben desarrollar sus sistemas y establecer seguridades informáticas en conjunto con sus usuarios, adaptando sus principales cambios de trabajo a largo plazo. Los valores deben ser orientados a que se cumplan, se vuelvan parte de los empleados y que no se desvirtúen en las diferentes situaciones que pueda enfrentar la compañía. El comportamiento organizacional se debe adaptar a los cambios, trabajar con Talento Humano para que sea un ganar-ganar entre los empleados y la compañía. Esta situación presentada como un virus se debe considerar para mejorar la forma de trabajar y tomar las medidas adecuadas para beneficiar ambas partes: empleador y empleado.

 

En el siguiente artículo hablaremos de los diferentes líderes de una compañía para...

  ...enfocarte en los resultados

 

 

 

[1] Talento Humano: planea, coordina, ejecuta y presta orientaciones técnicas sobre actividades de administración de personal, entrenamiento y formación, bienestar social, seguridad y salud ocupacional, basado en las políticas, directrices y normas legales y de la empresa. (Fuente: http://www.grupodaviladavila.com/es/content/departamento-de-talento-humano_16.html)

 

[2] Seguridad Informática: función que se encarga de garantizar que la información esté accesible sólo a personas autorizadas y sea modificado sólo por usuarios autorizados.

Please reload

Featured Posts

El mercado exige cambio en la Cultura Organizacional.

March 29, 2020

1/1
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

We Bring Out the Best in You

Horario de Oficina: Lunes a Viernes 08h00 - 12h00 y 14h30 - 18h00
Sábados 08h00 - 12h00

Km 0.5 Vía Samborondón, Cdla. Entrerios, calle 1era mz. X-1 # 25   

PBX. 2830-543   |   Cel. 0992167182   |   info@classroom727.com